Uno de los aperitivos más sabrosos de la cocina puertorriqueña es la alcapurria. Estos maravillosos buñuelos fritos llenos de proteínas son deliciosos y son una gran manera de empezar cualquier comida.

Su origen se remonta a la época colonial, cuando los españoles trajeron a esclavos, el hacinamiento y la poca alimentación que recibían esta clase social, las hacía resolver sus necesidades con los ingredientes que tenían a la mano, entre ellos, los plátanos y el maíz, ingredientes que eran procesados con un pilón para volverlos masa, para a continuación, rellenarlos con cualquier proteína, por lo general, sobras de res. Luego, el proceso de cocción fue adaptado, y se procedió a freír en vez de sancochar, obteniendo, a lo que posterior se conocería como alcapurria.

En Puerto Rico, las alcapurrias suelen venderse en las esquinas por los vendedores ambulantes, y son un regalo perfecto, que llena y no ensucia, para disfrutar mientras te sientas a tomar el sol y la arena en cualquiera de las hermosas playas de la isla.

Muchos puertorriqueños estarán encantados de contarle a cualquier persona interesada la receta de su familia para las alcapurrias. Aunque hay algunas cualidades que son verdaderas en todas las alcapurrias, los ingredientes que contienen pueden variar.

La Alcapurria ha capturado la esencia de la comida puertorriqueña que se encuentra en los chichorros de la playa. Pruebe algunas alcapurrias con plátanos aplastados para obtener los auténticos sabores caribeños.