Una de las recetas más divertidas de Puerto Rico son las ricas arañitas de plátano verde, una verdadera delicia frita y crujiente que se acostumbra a degustar con la típica salsa mayo-ketchup. Estas arañitas son una de las infinitas formas de comer plátanos en Puerto Rico, uno de los ingredientes predilectos de la cocina latinoamericana. Son el sustituto perfecto para los tradicionales tostones de plátano, por su sabor y con su peculiar forma, son de los entremeses más pedidos en restaurantes de la isla.

Las arañitas se elaboran con plátano verde o plátano macho como se le conoce en algunos países latinos y no debe confundirse con el banano. El hecho de que el plátano esté bien verde, le confiere al platillo un sabor salado y no dulce, facilitando que al momento de prepararlas su consistencia sea muy crujiente y no tan grasosa.

Para preparar estas típicas arañitas puertorriqueñas debe rallarse el plátano en tiras largas, luego sazonarse y formar una especie de pequeños nidos que son pasados por aceite bien caliente hasta que adquieran la consistencia deseada, crujientes y bien doradas. El nombre de “arañitas” viene a la forma que adquiere el plátano compactado muy parecida a una araña, pero esto no tiene nada que ver con el sabor obtenido que es sumamente delicioso.

En Puerto Rico comúnmente se comen antes de las comidas como un aperitivo y se pueden disfrutar junto a un rico mojo de ajo, un alioli de cilantro o la famosa salsa rosada hecha con mayonesa, ketchup y ajo machacado, muy utilizada para acompañar los platos a base de plátano.