La isla de Puerto Rico es un paraíso que posee tierras muy fértiles, ideales para la producción de diversos cultivos como el del plátano, muy importante para el sustento de su población como para la exportación. Uno de los platillos que predilectos de los boricuas son los deliciosos patacones, rebanadas de plátano macho fritas y aderezadas que se suelen acompañar muchos platos principales.

Los orígenes del plátano se remontan a Asia, pero su difusión al mundo fue gracias a los árabes que llevaron este cultivo al África. Aunque los conquistadores portugueses lo introdujeron en tierras americanas, fueron los esclavos quienes lo cultivaron en el Caribe, Centroamérica y las costas del Pacífico.

En Puerto Rico, los patacones o tostones, es un plato caribeño elaborado con rodajas de plátano verde sazonado con sal, ajo y condimentos que se aplastan y se fríen, y que suelen ser acompañadas con una popular salsa rosada llamada mayoketchup que se elabora con mayonesa, ketchup y ajo.

Los ricos patacones puertorriqueños usualmente se sirven como aperitivos en reuniones o como guarnición de diversos platos de carne, pollo o pescado, bien sea en un almuerzo o cena. Para su preparación es preciso marinar las rodajas de plátano verde en agua y ajo, y luego freírlas en aceite bien caliente hasta que queden doradas. Posteriormente son aplastadas y vueltas a freír hasta que queden muy crujientes.

Este plato caribeño es simplemente una delicia, ya que son uno de los snacks preferidos que sirve como el antojo ideal para chinchorrear junto con amigos y familiares, porque para muchos el patacón no tiene igual.