El gusto del puertorriqueño por su comida criolla lo llevan en la sangre, ya que son amantes de una gastronomía dinámica con sabores sencillos pero intensos. En medio del calor del trópico y lo paradisíaco de sus paisajes, podrá encontrarse con una variedad de platos que representan una clara influencia de la cocina nativa, española y africana.

La gastronomía puertorriqueña es diversa, pero si tiene predilección por los platos elaborados con carnes, tendrá un abanico de opciones que le dejarán satisfecho. Uno de los más populares durante las festividades es el lechón asado o el pernil, con el sabor delicioso de la carne de cerdo previamente marinada en ajo, jugo de naranja y el auténtico adobo preparado con hierbas aromáticas. Esta pieza luego es cocida sobre las brasas a fuego lento de manera que la carne quede muy suave, y se suele servir con una salsa de ajo agria conocida como ali-li-monjili.

Si prefiere los guisos puertorriqueños tendrá la carne guisada, una de las recetas predilectas de los boricuas donde la carne se cocina lentamente en una salsa espesa hecha con el tradicional sofrito, tomates, cebollas, chiles, patatas, aceitunas y alcaparras. Un plato sencillamente delicioso y lleno de jugosos sabores y olores. Otro plato emblemático en Puerto Rico es el bistec encebollado, fácil de preparar y con un sabor increíble. Generalmente puede ser acompañado de arroz blanco con habichuelas o tostones.

Pero no solo se trata de platos principales, también encontrará bocadillos perfectos para cualquier ocasión; ejemplo de ello son los pastelillos de carne, una empanada horneada hecha de masa de hojaldre que se rellena bien sea con carne de res o de cerdo y jamón. Este aperitivo es muy fácil de preparar y son exquisitas.

Sin lugar a dudas, la cocina puertorriqueña con sus platos llenos de colorido y sabores que le dan los sofritos y adobos, hacen que sea una experiencia excitante y gloriosa.