Como muchas de las islas del Caribe, Puerto Rico es una encrucijada culinaria. La dieta nativa taína consistía en gran parte en pescado fresco, verduras de raíz como la mandioca y el ñame, frijoles, calabaza y pimientos. Los españoles llegaron en 1493, trayendo consigo alimentos en conserva como aceitunas, bacalao y jamón, así como ajo y cilantro. El comercio con otras potencias colonizadoras, así como la inmigración, también trajeron esas influencias, lo que dio lugar a "La Cocina Criolla", una cocina "criolla", un lenguaje culinario compuesto por palabras y frases prestadas de muchas fuentes.

La preparación del plato puede parecer simple. Sin embargo, los sabores simplemente estallan en tu boca. El secreto para hacer una buena tripleta está en el adobo de la carne. El filete en cubo, llamado bistec, se adoba con ajo, cebolla y jugo de limón. La carne de cerdo proviene de un lechón asado (cerdo asado al fuego). El jamón puede tener un sabor ahumado que añade otra dimensión. Cuando todos estos ingredientes se mezclan en el pan, cada una de las carnes conserva su consistencia y sabor. Es como si estuvieras probando lo mejor de los sabores puertorriqueños en un solo bocado.

El sándwich termina siendo enorme. Una orden puede alimentar a dos personas. Bueno, esto es solo una advertencia. No sé cómo puedes compartir algo tan bueno y sabroso.