Datos del Tembleque

Con solo nombrar este postre, automáticamente lo relacionan con las tradiciones navideñas; pues, su presencia en las mesas de los puertorriqueños durante las fiestas, está completamente asegurada. Lo mejor es que puedes conseguirlo en los restaurantes, cafeterías y demás abastecimientos de índole similar, a la vez que puedes optar por realizarlo en casa.

Su sabor, textura suave y cremosa; la canela espolvoreada y el toque del coco, provocan que la boca de cualquier puertorriqueño se haga agua. Más aún si lo acompañas con arándanos, chocolate y otros aderezos.

¿De dónde proviene?

El dulce postre es oriundo de Puerto Rico, pero también es consumido en el resto de los países que conforman América latina. De hecho, a partir de este, se han originado muchos más, con sabores distintos que incluyen la nutella con fresas; así como la naranja, guayaba y mango.

Con respecto a su nombre, se dice que es porque al colocar la cuchara sobre el obre, este tiembla. Aunque otros de sus nombres son pudín de Monja y manjar de coco.

Consejos de elaboración

Una de las incógnitas más grandes sobre el Tembleque es «¿cómo lograr que sea blanco?» A lo cual muchos dirán que eso dependerá de la cantidad de Maicena que coloquemos; pues si la persona usa más de la cuenta, obtendrá un color amarillento. Además, se sugiere añadir una vainilla clara, de modo que no oscurezca la mezcla al aplicarla.

Con respecto a la segunda duda más frecuente: «¿cómo hacer que no queden grumos?» El consejo de expertos es agregar la maicena cuando la leche esté tibia o al menos no tan caliente, mientras se revuelve constantemente con un batidor.