Sopa de albóndigas y orégano

La sopa de albóndigas es un plato tradicional que se ha hecho popular en todo el mundo. Es una sopa espesa y reconfortante hecha con pequeñas albóndigas de carne, verduras y especias, que se cocinan juntos en un caldo de verduras y caldo de carne.

Sopas
1 hora
Hervido
4 Porciones

La sopa de albóndigas es un plato fácil de hacer, que se puede adaptar a diferentes preferencias y necesidades nutricionales. Además de ser deliciosa, también es saludable, ya que la carne utilizada en las albóndigas es una buena fuente de proteínas, mientras que las verduras aportan vitaminas y minerales importantes para la salud.

La sopa de albóndigas se puede hacer con diferentes tipos de carnes, desde carne de res hasta carne de cerdo y ave. También se puede hacer con diferentes tipos de verduras, desde zanahorias y puerros hasta espinacas y acelgas. Las especias también juegan un papel importante en el sabor de la sopa, y pueden incluir comino, cilantro, tomillo y cúrcuma.

Además, la sopa de albóndigas es un plato económico y fácil de conseguir, ya que la mayoría de los ingredientes son baratos y fáciles de encontrar en la mayoría de los supermercados. Es una opción ideal para aquellos que buscan una comida saludable, rica y con mucho sabor boricua.

La sopa de albóndigas es un plato delicioso y nutritivo que se ha hecho popular en todo el mundo. Con su combinación de carne, verduras y especias, es una opción ideal para aquellos que buscan una comida completa y saludable. Además, es un plato económico y fácil de conseguir, lo que lo hace ideal para aquellos con presupuestos ajustados. Con un poco de creatividad, la sopa de albóndigas se puede personalizar para adaptarse a cualquier preferencia culinaria y necesidad nutricional.

Ingredientes

½ taza de Migas de pan

½ taza de Leche

500 gramos de Carne molida

½ taza de Queso parmesano rallado

3 cucharas de Aceite de oliva

1 cucharilla de Sal

½ cucharilla de Pimienta negra molida

1 cucharilla de Orégano seco

1 cuchara de Aceite de oliva

1 Cebolla mediana picada

1 Pimiento rojo picado

3 Dientes de ajo picados

1 ½ Teteras de pimentón de humo

1 cucharilla de Orégano seco

1 taza de Vino blanco de buena calidad

8 tazas de Caldo de pollo

1 taza de Orzo sin cocer

2 tazas de Tallos de col fresca picada quitados

1 cuchara de Perejil

1 pizca de Pimienta

Preparación

Paso 1 : En un tazón mediano, agrega todos los ingredientes de las albóndigas. Mezclar con las manos y formar 2 cucharaditas de bolas llenas, poner las bolas en una sartén y refrigerarlas durante media hora o congelarlas para 10 minutos.

Paso 2 : En un horno holandés grande o en una olla de fondo grueso y ancho, calentar el aceite a fuego medio y añadir las cebollas y pimientos rojos. Saltee durante 5 minutos, o hasta que los pimientos y las cebollas se hayan ablandado. Luego agregue ajo, continúe cocinando durante 30 segundos y luego añada pimentón, azafrán y orégano.

Paso 3 : Cocinar durante diez segundos más y luego agregar el vino blanco.

Paso 4 : Una vez que el vino blanco se ha añadido, cocine durante 2 minutos, asegurándose de que el fondo de su con una cuchara de madera y mezclando de vez en cuando.

Paso 5 : Añade el caldo de pollo y ponlo a hervir. Luego agregue las albóndigas y baje el fuego a fuego lento.

Paso 6 : Cocinar durante unos 20 minutos, luego agregar el orzo y la col rizada y cocinar durante un 15 minutos adicionales o hasta que el orzo esté al dente y la col rizada se haya ablandado.

Paso 7 : Pruebe para condimentar y añada sal y pimienta, si es necesario.

Paso 8 : Servir y adornar con perejil.